Buscar
  • Emanuel Pagés

¿QUÉ SE VOTA EN ENTRE RÍOS? UNA RADIOGRAFÍA PRE ELECTORAL

Por Emanuel Pagés

A menos de 72 horas de que en nuestro país se desarrolle un nuevo acto eleccionario, pandemia mediante, los argentinos tendremos la posibilidad de participar de un mecanismo institucional que en tiempos democráticos representa nada más y nada menos que la distribución de algunos espacios de poder. Hasta acá, ninguna novedad, salvo lo que representa votar en tiempos de COVID 19 y cómo afecta esto al normal desenvolvimiento de las elecciones.

A continuación, algunos aspectos que pueden resultar interesantes o reveladores para el lector.


¿Que votamos los entrerrianos?

En nuestra provincia se eligen cinco (5) diputados nacionales, para reemplazar a los que se les termina su mandato (duran 4 años), en el Congreso de la Nación Argentina. De los legisladores salientes, dos de ellos están en condiciones de continuar, ya que son pre-candidatos que integran lista de la actual oferta electoral, por un lado Atilio Benedetti (Juntos por Entre Ríos) y por otro Carolina Gaillard (Frente de Todos). En el caso del primero, este deberá ganar su interna para finalmente convertirse en candidato. Actualmente, de los cinco diputados en funciones, tres pertenecen a la oposición (Ex Cambiemos) y dos al oficialismo nacional (Frente de Todos).


Electorado provincial. Los votantes

En Entre Ríos, el padrón electoral consta de 1.112.939 ciudadanos en condiciones de votar. Para eso habrá 3.355 mesas habilitadas, las cuales están distribuidas en 663 centros de votación (mayormente establecimientos educativos). Un dato, es que casi el 3% del padrón corresponde a los jóvenes de entre 16 y 17 años que pueden emitir su sufragio por primera vez, pero que no tienen la obligación de hacerlo (30.300 adolescentes para ser exactos). Cabe preguntarse ¿tendrán motivación para ir a votar?, ¿algún espacio político los hizo partícipes? o ¿simplemente intentaron hablarle a ellos sólo para captar su voto?. Lo sabremos con los resultados definitivos, por ahora sólo conocemos que, según datos de la Justicia Electoral, el promedio histórico de votación de esta franja adolescente en Entre Ríos está en alrededor del 20%.

En lo que respecta al peso que representa la provincia en el marco nacional, Entre Ríos se encuentra en el séptimo lugar aportando el 3,21 % de votantes y sus principales distritos son Paraná, Concordia, Gualeguaychú, Concepción del Uruguay y La Paz.


Oferta electoral y nivel de conocimiento

Quienes entren al cuarto oscuro se encontrarán con diez (10) boletas y deberán elegir si participan de una interna o simplemente le dan su voto de confianza a alguna otra opción. La oferta se distribuye en tres listas para Juntos por Entre Ríos, dos listas para el Partido Socialista, una lista para el Frente de Todos, una para el MST-Nueva Izquierda, una para el Movimiento Al Socialismo (MAS), una para Entrerrianos por la Vida y una para el partido FE.

Lo precandidatos más conocidos corresponden a la lista liderada por el ex Ministro Rogelio Frigerio (Juntos por Entre Ríos) y en la vereda opuesta la lista de Enrique Cresto (Frente de Todos). Ambos dirigentes empezaron una carrera hacia la Gobernación en el 2023.

Quizás, lo más atractivo (para el círculo rojo que integramos consultores, periodistas y la esfera política), estará en lo que suceda en la interna que se dará en Juntos por Entre Ríos y si los resultados modificarán la composición de una lista definitiva o bien la comparación de fuerzas entre oficialismo y oposición.

A continuación, las boletas mencionadas en su totalidad.


  • JUNTOS POR ENTRE RÍOS (interna)



  • PARTIDO SOCIALISTA (interna)


  • FRENTE DE TODOS



  • NUEVO MAS



  • NOS



  • PARTIDO FE



  • NUEVA IZQUIERDA





Campañas y expectativa social

Desde hace algunos, no es extraño que para la ciudadanía, las elecciones de medio término como lo son las legislativas, no resulten atractivas. Más aún, cuando estas se producen en medio de una pandemia mundial cuyo impacto ha sido muy grande, no sólo en lo que respecta a la salud, la educación y por supuesto a las economías de cada lugar. Queda claro que la prioridad pasa por otro lado, justo en las antípodas de una elección.

En el mismo orden, si tuviésemos un termómetro que midiera la temperatura de las campañas, estamos en condiciones de afirmar que tuvieron muy pocos grados, de características invernales. Claro está, que la movilización territorial y los grandes encuentros, quedaron minimizados o directamente suspendidos por razones obvias. Por este motivo, los mensajes electorales se perdieron en la saturada virtualidad y los espacios cedidos (por ley) en los medios masivos de comunicación.

¿Y la creatividad publicitaria? Brilla por su ausencia. En estas latitudes, nada para destacar. Sólo mencionar que la mayoría de los mensajes centrales de las campañas hablan más del pasado que el futuro, de culpas y responsabilidades de errores del pasado. Está claro que las elecciones y sus campañas han perdido el atractivo de otros tiempos. Carecen de autenticidad y sobre todo hay falta de credibilidad en las propuestas que sólo algunos ofrecen.


Superposición de agendas e influencias

Para cada elector, existe una agenda y esa se corresponde a su realidad personal, que puede distar mucho de la mediática y probablemente ni cerca de la política. ¿Qué quiere decir esto? Entre otras cosas, que los precandidatos hablan de ciertos temas que a la población no les interesa y mucho menos atrae. A esto se le suma que los medios, tienen una fuerte centralidad en las noticias de la provincia de Buenos Aires, influyendo en la confusión de los votantes locales que creen que pueden elegir opciones que no se encontrarán en el cuarto oscuro.

Por otra parte, una pregunta recurrente es ¿qué rol tiene el gobernador y si influye su participación en estas campañas?. Con el diario del lunes, siempre está la tentación de buscar ganadores y perdedores. La clave estará en observar qué tanto se involucró y si esto inclinó la balanza, más que nada en el segmento de los indecisos.

Un dato a tener presente en este simple análisis, es que en las últimas tres elecciones (2015, 2017 y 2019), en la provincia viene ganando la opción Ex Cambiemos, hoy denominada Juntos por Entre Ríos. ¿Se repetirá la historia o el Frente de Todos sumará un legislador más a sus filas en el Congreso?.


¿Qué podemos esperar?

Llegados a esta parte, una buena síntesis sería afirmar que el electorado no tiene mucha motivación para asistir a votar el domingo (la participación electoral es una incógnita), las agendas nacionales desorientan a los sufragantes, las campañas no sobresalen ni impactan y la política, o mejor dicho los políticos, cada vez más se empecinan en sus propios discursos dirigidos a su núcleo duro.

¿Lo más interesante? Para algunos, serán los resultados de la interna de Juntos por Entre Ríos y la comparación de fuerzas entre las listas ganadoras. Esto servirá para ver una gran encuesta provincial de la que seguramente se hablará por los próximos días.

219 visualizaciones0 comentarios