Buscar
  • Emanuel Pagés

Bordet, Benedetti y el análisis de la elección que definirá el gobernador de Entre Ríos

Por Emanuel Pagés / Especial para Aire Digital

8 de junio de 2019


Las elecciones Paso (Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias) que se celebraron el 14 de abril en la provincia de Entre Ríos mostraron una fotografía que para algunos tenía color (Frente Justicialista Creer) y para otros salió velada y bien oscura (Frente Cambiemos). El abultado resultado en favor del gobernador y aspirante a repetir mandato, Gustavo Bordet superó las predicciones previas que vaticinaban aquellos que se dedican a hacer “futurología”.

Algunos hablaban de 10 puntos y los más optimistas (los más cercanos al espacio oficial) de un margen de 15 puntos frente a su adversario Atilio Benedetti (Cambiemos), una cifra que se quedó corta respecto de los 25 finales que dictaminó el escrutinio final (392.065 votos vs 226.223 votos). Otras fuerzas como el Partido Socialista y la Nueva Izquierda cosecharon 16.630 y 13.281 votos respectivamente en la categoría gobernador (cuarta y quinta ubicación detrás del sorpresivo tercer lugar del voto en blanco).

Gustavo Bordet, el actual gobernador de Entre Ríos, logró una diferencia muy significativa en las primarias.

A grandes rasgos se podría decir que las campañas fueron tibias, sin musculatura mediática y con un nivel de confrontación moderado. La denominada “grieta” fue muy notoria, tanto es así que en términos teóricos los principales aspirantes sólo le hablaron a su núcleo duro y polemizaron con su adversario, es decir la enunciación discursiva de sus mensajes fueron para los prodestinatarios y contradestinatarios, tal como magistralmente lo desarrolló el semiólogo, sociólogo y antropólogo argentino, Eliseo Verón (1987).

Por parte del oficialismo provincial, el gobernador endureció el discurso dirigiendo críticas a la conducción nacional de Mauricio Macri a quien responsabilizó de la crisis económica que atraviesa el país. Esta postura terminó de consolidar un liderazgo que en los comienzos de la gestión, en cambio, parecía caracterizarse por un perfil moderado y de buena relación con Casa Rosada. Antes de finalizar el 2018, el acuerdo con el urrikirchnerismo (aludimos al sector de kirchnerismo que lidera el ex gobernador Sergio Urribarri) vislumbraba cual iba a ser el posicionamiento del bordetismo.

Atilio Benedetti, el candidato de Cambiemos, intentó “provincializar” la campaña, con foco en las dificultades del gobierno provincia.

Desde la vereda de en frente, la estrategia discursiva de Cambiemos apuntó a provincializar la campaña (para alejar los fantasmas de la imagen desgastada del gobierno nacional) y esgrimir argumentos locales que describen algunas falencias del estado provincial (conducido por el mismo color político desde el 2003) vinculados al eslogan “son lo mismo” aprovechando el acuerdo con el sector kirchnerista con el objetivo de vincular la imagen negativa de sus referentes con Bordet.

El resultado final de estas estrategias se sabrá este domingo, cuando se cierren las urnas y comiencen a contar los votos para saber quién dirigirá la provincia de Entre Ríos durante los próximos cuatro años.


*Nota de Redacción: el autor es Licenciado en Comunicación Social, maestrando en Industrias Culturales (Universidad Nacional de Quilmes) y consultor en comunicación y opinión pública.

3 visualizaciones0 comentarios